no robes la infancia a los niños
Por favor, no les hagas eso, no nos hagas eso…

Los niños de hoy son la esperanza del mañana, y aunque siempre lo hayan sido, en este momento es la Verdad Suprema.

Estamos cambiando el mundo, por muchas atrocidades que se sigan cometiendo, sabemos que estamos cambiando el mundo, toca cambiarlo, es imprescindible cambiarlo.

Y por ello, desde hace ya algunas décadas están viniendo a este mundo niños muy especiales, como los índigo, cristal o arcoíris.

Pero cualquier niño lleva dentro de sí la potencialidad para hacer un mundo mejor, también nosotros la trajimos.

Sólo hay que observar la pureza de su mirada, la alegría que desprenden ante cualquier episodio que la vida les ofrece, su disfrute del aquí y ahora, la capacidad de perdonar, de olvidar al instante, la facilidad con la que dan un abrazo y lo mucho que disfrutan del Amor.

La curiosidad, las ganas de vivir, la confianza en el otro que siempre (hasta que les enseñemos lo contrario) es su igual, sin importar la raza, el sexo, la clase social o la edad.

¿Qué nos ha pasado? ¿Qué ha pasado con todas esas cualidades que un día tuvimos?

Algunas siguen ahí, en el fondo de nosotros, sepultadas por capas de aprendizaje, por creencias impuestas, por desconfianzas impartidas.

Otras difícilmente las recuperaremos ya…

Todos nuestros traumas, todas nuestras limitaciones vienen de la infancia. En generaciones pasadas no se miraba al niño ni se hacía nada por ellos, por su esencia.

Eran mano de obra (en mayor o menor medida), un apoyo más para la familia, que además debían cumplir unas jerarquías de obediencia y respeto a sus mayores, muy alejadas de las muestras de cariño que, afortunadamente, fueron aumentando en las siguientes generaciones.

Después vino el “todo por el niño pero sin el niño”, había amor, cariño, pero existía la creencia de que era necesario formarles en la fortaleza para sobrevivir al mundo cruel (que es la visión que su crianza dejo en ellos) al que se iban a enfrentar.

Se les proyectaba un futuro: Estudiarás esto o lo otro, tienes que ser fuerte porque el mundo irá contra ti, te cambio de colegio porque este es mejor, no puedes salir con ese chico que toca la guitarra…

Nada de escuchar lo que tenían que decir al respecto, con la mirada endurecida del adulto al que no le permitieron ser niño, no eran capaces de ver las singularidades que su propio hijo traía.

Con un amor como solo una madre o un padre pueden albergar pero con la incapacidad adquirida para permitir a sus hijos SER.

Con el firme propósito de hacerlo mejor que sus propios padres pero sin las herramientas que estos no supieron transmitirles.

Es momento de dar un paso más, el paso definitivo, es momento de dejar de mirar atrás y mirar justo delante de nuestros ojos, hacia nuestros hijos, hacia cualquier niño que juega en un parque, o en una videoconsola…

Repito que tenemos que dejar de mirar atrás, porque con el tema de los videojuegos se abre la veda de la discusión.

Si es que ya no son niños todo el día con las maquinitas…. Y yo me río por no llorar…

Un niño no pierde su infancia cuando elige una manera de jugar u otra, sino cuando no le das tiempo para jugar y le obligas a cumplir tu agenda de adulto.

A un niño le robas su infancia cuando le robas su capacidad de asombrarse, cuando le hablas mal de su amigo porque su mamá o su papá tienen una Religión distinta a la tuya, cuando te piden una extraescolar y tú pensando en su futuro le apuntas a otra más productiva…

Dejemos de mirar atrás y miremos hacia abajo, hacia esas bajitas personitas que contienen toda la sabiduría del Universo y descubramos la capacidad que tienen de ablandar nuestros corazones cuando nos permitimos entrar en su mundo de inocencia y amor.

Se cuenta que un tal Jesús dijo una vez: “Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos.”

Como es arriba es abajo…

No te pierdas la selección de libros que hemos preparado exclusivamente para ti. ¿Cómo conseguirlo? Sólo tienes que hacer clic en la imagen

niños cristal

niños indigo

niños de luz

hooponopono para niños

mirar el alma de los niños

7 habitos de niños felices

el secreto para niños


✅✅   👇 👇 👇  Click aquí 👇 👇 👇   ✅✅🧚‍♀️ Descarga el ebook de la prosperidad y la abundancia de  🧚‍♀️ 

💥💥💥  Click aquí 💥💥💥


1 COMENTARIO

  1. Asi es un niño es un angelito , debemos cuidarlos , pero en vez de eso les enceñamos a agredir , ser egoista , mentiroso , y hasta abusan de ellos , deberian sacar todos los niños del vaticano para que esos pederastas , no los lastimen con sus actos aberrantes , esos que se hacen llamar religiosos , pero sus atrocidades dicen lo contrario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.