Terapia con animales: nuestros amigos terapeutas

0
2889

Conociendo la Terapia con animales: Zooterapia

Los animales siempre han acompañado al hombre, por lo que no es de extrañar que su simple presencia tenga muchos beneficios para el ser humano, pero lo que pocos podían imaginar es que tuvieran tantos y tan buenos resultados en los casos de personas, por ejemplo, con movilidad reducida, niños con autismo o personas de todas las edades con discapacidades mentales o intelectuales. Algo que se conoce como Zooterapia o Terapia con animales y que, a pesar de que nos pueda parecer algo relativamente nuevo, nos lleva hasta la Inglaterra de 1792.

Orígenes: referencias

De ese año se tiene la primera referencia de terapia con animales para tratar, en concreto, a personas con enfermedades mentales. Tendremos que esperar casi un siglo más para tener otra referencia importante al respecto. Esta nos lleva hasta 1867 cuando los animales de compañía comienzan a formar parte de la terapia y tratamiento de las personas con epilepsia en Alemania.

La tercera referencia en la historia más reciente de la terapia con animales o zooterapia nos lleva hasta un año antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, en 1944, cuando en Nueva York se comenzó a emplear para tratar a los soldados que venían del frente y que tenían que someterse a rehabilitación. Fue una iniciativa de la Cruz Roja Americana, que creó el Centro para Convalecientes de la Fuerza Aérea y que se centró, en concreto, en la rehabilitación de aviadores.

Será a partir de este momento cuando se comiencen a utilizar, cada vez con mayor frecuencia, los animales para mejorar la vida de las personas que tienen que someterse a algún tipo de programa de rehabilitación o mejora de su estado físico y mental, principalmente.

En este sentido, cabe mencionar que los animales que de forma habitual encontramos en zooterapia son, principalmente los perros y gatos, pero también caballos o delfines, incluso algunas aves y conejos. Se han llegado, incluso, a utilizar peces de acuario.

Pero ¿En qué consiste y cuáles son sus objetivos?

Esta es la primera pregunta a la que queremos responder en este artículo para que todo el mundo pueda entender, no sólo en qué consiste, sino también cuáles son sus objetivos y los diferentes métodos o terapias sobre los que se aplican y que mejoran diferentes ámbitos de la vida cotidiana de muchas personas a lo largo y ancho del mundo todos los días del año.

En las terapias con animales o zooterapia, el animal que interviene en dicho proceso cumple con determinados criterios que forman parte integral del proceso. Una terapia que, por supuesto, tiene que estar dirigida y determinada en todo momento por un profesional cualificado de la salud, que será la persona encargada de marcar las pautas y los objetivos de la misma.

Terapia con animalesEsta terapia se puede llevar a cabo de forma individual, para casos concretos, o en grupos, por ejemplo, en residencias de ancianos. La misma se puede aplicar para mejorar diferentes ámbitos de las vidas de las personas a las que se asiste y tiene como objetivo mejorar el funcionamiento físico, social, emocional o cognitivo de los seres humanos.

Uno de los principales motivos por los que se emplean animales en dichas terapias es porque, a diferencia de los hombres, cuyas reacciones ante ciertas circunstancias pueden ser muy diversas y no se controlan, los animales ofrecen un foco de atención y sosiego en aquellas personas que son tratadas. De hecho, la principal ventaja es que los animales, a diferencia de las personas, no juzgan y, por tanto, se convierten en la mejor compañía.

Principales beneficios

Estos animales se tratan para mejorar aspectos relacionados con diferentes ámbitos de la vida, siendo, principalmente los siguientes, los más habituales:

  • Salud mental: ya que este tipo de terapias ayuda a aumentar la autoestima, reduce la sensación de soledad y el grado de ansiedad, además de aumentar la capacidad de concentración y fomentar la comunicación con miembros del grupo o personas del entorno.
  • Aspecto motivacional: este tipo de terapias aumenta las ganas de participar en actividades de grupo, mejorar las relaciones con otras personas y las ganas de hacer actividades deportivas.
  • Aspecto físico: mejora la movilidad, especialmente el equilibrio y también ayuda a mejorar las habilidades motoras y finas.
  • Ámbito educativo: mejora la memoria, así como el aprendizaje de conceptos básicos como tamaños, colores, etc. Y todo ello, sin olvidar que amplía el vocabulario de la persona que se somete a una terapia asistida con animales.

Además de emplear la Terapia con animales para mejorar estos aspectos de la vida de las personas, también cabe añadir los siguientes beneficios:

  • Beneficios físicos: los expertos aseguran que acariciar a un animal no sólo reduce el estrés, sino que además mejora la circulación sanguínea. En este sentido, un estudio realizado en Australia en el año 99 demostró que este tipo de terapias reduce las posibilidades de padecer enfermedades coronarias de forma considerable. En 2006, otro estudio demuestra que estar rodeado de animales mejora la salud de la persona, teniendo que tomar menos pastillas y reducir la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares. Por supuesto, en este ámbito no hay que olvidar que, en el caso de los perros, las personas ciegas se guían y mueven por la calle gracias a estos animales.
  • Beneficios psicológicos: además de los mencionados más arriba y que tienen que ver con la mejora del estado de ánimo de la persona, también le genera una responsabilidad, le aporta más empatía, especialmente en niños donde en su casa hay animales. Por último, cabe mencionar que el hecho de someterse a una terapia de este tipo, hace que las personas tengan nuevas ilusiones.
  • Beneficios sociales: no sólo los que ya hemos mencionado, sino también otros tan importantes como el que demostró un estudio realizado en Estados Unidos con jóvenes con altos niveles de delincuencia juvenil y en el que se concluyó que “la tasa de reincidencia de los que participaron en el programa fue del 13% comparado con el promedio nacional del 62,5%”, tal y como podemos leer en el portal terapiaconperros.com”.
Para poder llevar a cabo este tipo de terapias existen centros especializados y con animales entrenados para tal fin, que trabajan tanto en esas empresas, como desplazándose a otros lugares donde son requeridos.
Además, en el caso de querer aplicar este tipo de terapias a nivel personal en casa, por ejemplo, con nuestros hijos, podemos preparar nuestras mascotas para tal fin, especialmente si hablamos de perros o gatos. Para ello, también hay empresas que nos ayudarán a tal fin, si bien cabe mencionar que los animales, en concreto los dos que hemos mencionado, ya son una excelente compañía para todos los miembros de la casa.

Artículos relacionados:Terapias alternativas

“ Si aceptamos a los animales como terapeutas potenciales, como los mayores contribuyentes a nuestra salud, felicidad, riqueza y vitalidad podremos ser conscientes que no es bueno explotarlos siempre de forma indiscriminada”- Odean Cusack.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.