Terapia Ortomolecular, ¿Somos lo que comemos?

0
1438

 

Terapia ortomolecularSeguramente ya escuchaste hablar sobre la terapia ortomolecular, un tipo de medicina alternativa que considera que las enfermedades se producen por existir en el organismo desequilibrios moleculares.

Así, la terapia ortomolecular consiste en suministrar a cada persona la concentración óptima y adecuada de sustancias que están en su propio organismo y con esto corregir las alteraciones de la salud y mantener después el estado de bienestar.

La base de la medicina ortomolecular es el consumo de vitanutrientes y otras sustancias que dependiendo del caso pueden también acompañarse con terapéuticas convencionales y medidas profilácticas.

El uso de las sustancias naturales que se utiliza en la terapia ortomolecular se refiere a las que existen en una dieta sana tales como minerales, vitaminas, antioxidantes, enzimas, ácidos grasos esenciales, fibra y aminoácidos, siendo su finalidad la prevención y eventualmente el tratamiento de enfermedades.

En definitiva la terapia ortomolecular se centra especialmente en el papel fundamental que cumple una nutrición adecuada en relación con la salud, algo que nació en 1968 el término fue acuñado en la revista Science por una de las mentes científicas más importantes del siglo XX, Linus Pauling galardonado dos veces con el premio Nobel de medicina.

Micronutrientes para estar saludable

Terapia OrtomolecularEl convencimiento de que si al organismo se le proporcionan los micronutrientes necesarios para su correcto funcionamiento, la respuesta será que o bien muchas enfermedades no lleguen a manifestarse o que las que ya no han hecho remitan tal situación total o parcialmente.

Los micronutrientes con aquellas sustancias que todos los seres vivos necesitan en pequeñas dosis para que el organismo pueda desarrollar los procesos bioquímicos y metabólicos, siendo algunos de los más importantes en los seres humanos el hierro, la vitamina A y el yodo.

Un poco de historia sobre la terapia ortomolecular

Fue el doctor Weston Price quien dio los primeros pasos en el camino de lo que sería posteriormente la terapia ortomolecular, cuando en 1939 descubrió la causa de las “enfermedades modernas» tales como cáncer, esclerosis múltiple, fibromialgia, asma, artritis, diabetes, bebés prematuros, depresión y ansiedad, entre otras dolencias, concluyendo, después de un importante estudio sobre cientos de personas, que

la dieta del hombre “civilizado” era sumamente deficiente en sustancias esenciales para la fisiología humana.

Según Price las enfermedades crónicas y degenerativas modernas son producto de la falta de consumo de nutrientes básicos y una ingesta exagerada de sustancias ajenas a la naturaleza del cuerpo humano.

Estos descubrimientos de Price llevan a seguir investigando y a tener una verdad sencilla de comprender que dice “somos lo que comemos” y la medicina ortomolecular no hizo más que redescubrir ese principio básico y buscar restablecer los desequilibrios nutricionales.

Siguiendo este principio nació también la denominada terapia alimenticia contra el cáncer, una corriente médica en los Estados Unidos y Canadá, que afirma que la terapia alimenticia contra esta enfermedad puede reducir los efectos secundarios tóxicos que producen la quimioterapia y la radiación.

En contraposición, a la postura de quienes defiende la terapia ortomolecular, la medicina ortodoxa representa la mentalidad corporativa farmacéutica que no creen en este tipo de terapia y utilizan como argumento que quienes la practican están al margen de la ciencia.

¿Cómo aplicar correctamente la terapia ortomolecular?

Ya sea para quienes la usan como un tratamiento energético como para aquellos que lo hacen como una terapia integral para mejorar su salud, la medicina ortomolecular debe ser correctamente aplicada, ya que lo que se busca es equilibrar las moléculas del organismo, eliminando lo que sobra y reponiendo lo que falta.

Para aplicar correctamente la terapia ortomolecular es necesario:

  • Primero realizar un diagnóstico de los nutrientes, minerales y metales que el organismo tiene, algo que se obtienen a través de una muestra de cabello, orina y sangre.
  • Después de realizado el diagnóstico el paciente comienza un proceso de desintoxicación y después se reponen los nutrientes que faltan en el organismo del paciente a través de un tratamiento que puede hacerse con, inyecciones periódicas o bien una terapia endovenosa suministrando altas concentraciones de minerales y vitaminas, siempre de acuerdo a las necesidades de cada paciente.

El tratamiento aplicado correctamente sirve tanto para generar nutrición metabólica como para atender problemas de salud más complejos.

La terapia ortomolecular fortalece el sistema inmune y permite tratar enfermedades relacionadas con cualquier enfermedad originada precisamente por una falla en el sistema, pero también se recomienda para el cáncer y esclerosis múltiple, pero no para que elimine estas dolencias sino para ayudar a combatirla, disminuir los dolores y hacer las enfermedades más llevaderas.

Riesgos y críticas a la terapia ortomolecular

Cada sesión ortomolecular tiene una duración de alrededor de una hora y debe repetirse aproximadamente cada 15 días, siendo como otras terapias alternativas criticada por algunos y aceptada por otros.

Pero, la pregunta es ¿Por qué es criticada? Y la respuesta no tarda en llegar por parte de sus detractores que argumentan primero que es una medicina no basada en estudios científicos que comprueben su eficiencia y porque existen además muchas clínicas que la practican pero sin tomar las precauciones necesarias.

Algunos especialistas advierte que la terapia ortomolecular no ataca los aspectos macro de la alimentación y va directo a lo micro, por ello es que no creen que esta medicina bien aplicada sea mala en si misma, lo que advierten es que no se enfoca en la solución al problema calificándola de “terapia parche” y con varios riesgos:

  • Sobredosis de vitaminas: Algo que puede traer como consecuencia la aparición de otras enfermedades o complicaciones.
  • No es efectiva para bajar de peso: Pues para adelgazar es necesario cambiar el estilo de vida y los hábitos alimenticios, por lo tanto no serviría de nada someterse a sesiones de terapia ortomolecular si no se cuida la alimentación.
  • Es un tratamiento enfocado en lo micro, no en lo macro: No puede utilizarse como un tratamiento único a pesar que puede ser útil como terapia alternativa pero poniendo el énfasis  en motivar a las personas a tener una alimentación saludable.
  • No está comprobada científicamente la efectividad de la Medicina Ortomolecular: A pesar de existir investigaciones científicas.

En la actualidad la terapia ortomolecular se aplica como complemento a tratamientos convencionales de enfermedades crónico-degeneraritas como cáncer, diabetes, artritis, y envejecimiento, entre otras y se caracteriza por carecer prácticamente de efectos secundarios, pero siempre utilizada como monoterapia o  terapia adyuvante  ayudando a  reforzar la capacidad autocurativa y autorreguladora del organismo.

Artículos relacionados: Terapias alternativas

Un hombre demasiado ocupado para cuidar su alimentación, es como un mecánico demasiado ocupado para cuidar sus herramientas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.