almas gemelas y chakras

Siempre estamos unidos a nuestra contraparte, como lo estamos con nuestros planos superiores, como lo estamos con la Divinidad.

En ocasiones el plan divino establece que en una misma encarnación, esa unión energética se materialice en una unión tan física como sagrada, poniendo frente a ti la persona que contiene a tu complemento divino.

La Unión de estas almas es el más alto grado de Amor que puede ser manifestado entre dos personas en el plano físico, y es por ello que requiere que los canales de comunicación que hay entre ellos (que son los chakras) estén perfectamente limpios y alineados.

El Chakra Corazón y el cordón indisoluble

Siendo la misión principal de las llamas gemelas, anclar en el planeta las más altas vibraciones de Amor Incondicional para su sanación, resulta obvio que es en este chakra donde reside la conexión, exactamente en el mismo lugar que reside nuestro corazón crístico.

Las llamas están fuertemente unidas por sus chakras corazón, a través de ese cordón fluyen oleadas de amor incondicional, de reconocimiento, de sanación.

Es imposible reunirte a nivel físico con tu llama gemela si este cordón está sucio, enredado..

Al estar ambos gemelos conectados, toda la limpieza que uno de ellos realice en su chakra corazón abrirá el canal para que pueda fluir, entre ambos, la energía del amor incondicional.

Como si de un reloj de arena se tratase, el chakra corazón hace de nexo entre nuestros chakras superiores y nuestros chakras inferiores influyendo y siendo influido por estos.

Los chakras superiores para alcanzar la conexión divina

En sentido ascendente, que es el sentido que nos lleva a conectar con lo divino, con el Para Qué de nuestra existencia, el siguiente chakra que encontramos es el chakra Vishuddha o chakra garganta.

El chakra de la autoexpresión, de la Verdad.

La Unión de los complementos divinos no es una unión de dos mitades sino de dos enteros, de dos enteros que han alcanzado la Verdad de ser quién son, que no se mienten a sí mismos y son capaces de no mentirle al mundo.

Sin esa honestidad y verdad, el chakra corazón tiene serios apuros para vibrar en Amor Incondicional.

Continuamos ascendiendo para llegar al tercer ojo, al chakra AJNA (percibir en sánscrito), percibir lo que no vemos con los dos ojos que tenemos a ambos lados.

Es cierto que con ellos, y en un cruce con los de nuestro complemento, podemos ver nuestra propia alma reflejada. El cruce de miradas entre llamas gemelas tiene una intensidad máxima, siendo una de las principales características de esta relación, la telepatía que se establece entre ambos.

Relacionado con la Inteligencia y la Consciencia Plena, el buen funcionamiento de este chakra os ayudará a ambos a entender la relación sagrada que os une.

El chakra corona es la conexión con lo divino, la fuente de entrada de la máxima sabiduría,  y la Reunión con nuestra llama gemela es exactamente eso, una conexión divina.

El funcionamiento de este tramo de nuestro canal energético tiene que ver con nuestro propósito divino, que entra por nuestro chakra corona y debe poder fluir libremente hasta nuestro chakra corazón, el que nos mantiene unidos a nuestro gemelo.

Los Chakras inferiores o el Anclaje del Amor Incondicional al planeta, el Cómo.

Volviendo al centro de nuestro reloj de arena, el chakra corazón, la primera parada en sentido descendente es el chakra del Plexo Solar.

Es el centro de la Voluntad y la Determinación.

Es evidente que para poder residir en el Amor Incondicional hay que desprenderse de condicionamientos y es por ello que resulta tan complicado llegar a él, porque vivimos altamente condicionados.

Así el plexo solar puede actuar como un niño enfadado, al servicio del Ego, que nos separe del amor incondicional y por tanto de nuestra llama, o el más fiel aliado a la hora de no darnos por vencidos y llevar a cabo los descondicionamientos oportunos y las acciones necesarias para que la reunión se produzca.

Justo debajo nos encontramos con el chakra sacro, el responsable de nuestras relaciones, emociones y sexualidad.

Como, precisamente este campo, resulta sumamente amplificado cuando nos encontramos con nuestra llama, su mal funcionamiento nos hará que las emociones intensas, que se despiertan para ser sanadas, sean imposibles de gestionar.

Y llegamos a la raíz, al chakra que nos permite anclarnos, el de la supervivencia.

Su mal funcionamiento se traduce principalmente en MIEDO que es la emoción opuesta al amor.

En los inicios de las relaciones entre gemelos, todos nuestros miedos se hacen patentes con una fuerza desmesurada, simplemente para que podamos sanarlos.

Con miedo no podemos enraizarnos, con miedo no podemos anclar a la Tierra la altísima frecuencia que la Unión entre Complementos Divinos viene a proporcionar…

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.