que-es-el-alma

¿Tienes alguna idea de cuántos años han transcurrido desde el primer hálito de vida en el planeta  hasta el momento de tu nacimiento? ¿Crees que esta es tu primera vez pisando este plano? ¿Te sientes más mayor de lo que aparentas? ¿Crees que eres muy inocente aún teniendo cierta edad? ¿Te preocupas por los bienes materiales o por el acercamiento a lo espiritual? ¿Te has sentido fuera de lugar entre personas?

En realidad puede que seas la creación de un alma nueva, jóven, como también puede que tu alma haya pasado por diferentes encarnaciones. Recuerda que por ser ENERGÍA, nunca podríamos llegar a pensar que nuestra muerte física es el fin de nuestra existencia, sino que en cambio, nos transformamos, nos renovamos. Este es un principio también aplicado y bastante utilizado en la ciencia así que seguro se te ha hecho conocido.

                “La energía no muere, se transforma”

Si el alma en cuestión ha pasado por diferentes encarnaciones, en ella reside una cantidad de experiencias y una amplia sabiduría. Expertos en la materia aseguran que el alma al regresar en un nuevo ciclo de vida en el plano terrenal todo aquello que en el transcurso de su proceso de encarnaciones humanas es bloqueado por algún tipo de contrato o programación del alma.

Sin embargo, también se asegura que es posible obtener información sobre ciertas vivencias o recuerdos, un ejemplo de eso es mediante las regresiones. Por otro lado, también se hace saber que realizar este tipo de técnicas es peligroso, así que se recomienda acudir a los expertos.

Ahora bien, hablemos sobre el alma: ¿qué es el alma? ¿cuál es la edad de mi alma? ¿cómo sanar mi alma? Vamos a responder en este artículo estas y otras preguntas sobre el alma.

¿Qué es el alma?

Imaginemos que somos un automóvil, y que el piloto es el alma. Un automóvil puede funcionar perfectamente, pero, si no hay un piloto que lo encienda y lo eche a andar, pues no sirve de mucho, ¿cierto?

La palabra «alma» tiene como procedencia el Latín “ánima”, esta palabra según creencias o filosofías varía un poco su concepto, esto ya lo veremos más adelante.

El alma la podemos describir como una energía densa e imperceptible, y conforma nuestra persona, es un conjunto de recuerdos, de experiencias, de vivencias. El alma es lo que somos, más allá del cuerpo físico el cual aunque fuese amputado, dañado, no cambia para nada la estructura del alma.

Teniendo en cuenta esto, entonces el alma es….

EL SER,

la esencia del todo.

El LIBRE ALBEDRÍO,

el deseo,

el bien y el mal en cada individuo.

Diferencia entre alma y espíritu

A pesar de que se suele pensar que estos conceptos no tienen diferencia alguna, pero en realidad si es así en varios aspectos. Mencionemos un par para que tengas una idea:

El alma y el espíritu forma parte de ese ámbito imperceptible del ser humano, sin embargo, son diferentes. El alma no es destructible, mientras que el espíritu al terminal la vida, se extingue.

El alma tiene que ver bastante con el aspecto emocional y vital de una persona mientras que el espíritu es el que da la «chispa» o la fuerza que se requiere para que el cuerpo ande.

Alma estancada o en conflicto: ¿cómo reconocerla?

Cada alma en cada encarnación tiene un propósito, un motivo del por qué está en este plano y tomando este cuerpo y cada una eligió su camino, muchas veces nos desligamos de nuestro propósito principal y nuestra alma entra en conflicto, trayendo consigo una serie de “síntomas” o eventos que ocasionan un sabotaje en nuestras vidas.

Cuando un alma está en conflicto o estancada podemos notar las siguientes características:

  • La persona se ve envuelta de una depresión muy fuerte
  • Los quebrantos de salud son recurrentes y suelen ser graves
  • Es inestable e inconstante en sus actividades
  • No quiere seguir viviendo
  • Comete actos que no parece pertenecer a su personalidad
  • Cree que no sirve para nada
  • Bloqueos económicos, laborales o/e intelectuales
  • Problemas para pensar con claridad y lógica
  • Se crean miedos y conflictos que antes no tenía

El alma causa estos sabotajes en un son de berrinche o rebelión, pues ella ya había elegido su misión de alma y suelen comportarse con terquedad cuando las cosas no van como decidieron, aunque también en muchas otras ocasiones están dispuestas a sanar y explorar otras posibilidades.

Las 7 edades del alma

edades-del-almaEn todo el proceso de evolución y de encarnaciones, nuestra alma va adquiriendo cada vez más un nivel o grado de crecimiento superior y más cercano a lo espiritual. Se crea un proceso de evolución, y ese ciclo de aprendizaje es comúnmente llamado “conciencia”

La edad del alma se refiere a cuánto ha progresado en el ciclo del universo, en base a esto se puede otorgar una edad al alma y saber en qué “estrato” o edad se encuentra, puede que tenga un nivel de conciencia por debajo de lo debido, o viceversa.

Alma Bebé: Están aprendiendo a adaptarse a la forma humana y a todo aquello que le rodea, está aprendiendo a sobrevivir, no tienen en cuenta la moral y la ética. Psicológicamente  son ingenuos, actúan sin medir tanto las consecuencias. El alma bebé puede llegar a tener comportamientos antisociales o inmorales.

Alma Infantil: Piensan más en sus acciones, sus vidas son sobre seguridad, estructura y orden, de forma bastante rígida. Sus creencias y personalidades suelen ser de ultraconservadores, estrictos, tradicionalistas, honestos, y muy moralistas. Esta alma ya ha tenido varias encarnaciones en la tierra, por ende, tiene menos miedo, aunque es más sofisticada.

El alma infantil disfruta la autoridad en exceso, y pocas veces se arriesgan a vivir experiencias nuevas, se podría decir que les gusta construir una zona de confort. Son almas extremistas, con creencias marcadas, ciegas y rígidas. No suelen vincularse con temas de espiritualidad, metafísica ni realizar cambios profundos en sus vidas.

Alma Joven: Una de las características de esta alma es que empiezan a tener una necesidad de independencia bastante marcada, quieren adquirir sus objetivos y tener poder sobre otros. Son bastante apegados a lo material, les gusta competir, compararse.

El alma joven suele confundir la ambición y la adquisición de bienes materiales con la evolución espiritual y mental. La ética, aunque ya tienen más manejo al respecto, la mantienen en un segundo plano. Se considera que son trabajadores, y que le dan una gran importancia al aspecto físico y clase social de su entorno.

Alma Madura: En esta edad, el alma pasa su encarnación en el plano terrenal creyendo o sintiendo que le falta algo a pesar de tener bienes materiales, prestigio o atención de su entorno.

La necesidad de querer liberarse de esas sensación lleva a esta alma a desarrollar su habilidad investigativa, y es aquí donde empieza a cuestionarse muchas cosas, sobre todo a un nivel existencialista. El alma madura se pregunta: “¿quién soy? ¿de donde vengo? ¿a donde voy?”

El alma en este punto de evolución tiene una disposición mucho más grande a aprender sobre otras perspectivas de la vida, este tipo de almas se reconocen a sí mismas y a quienes le rodean como seres espirituales. Este ciclo es netamente introspectivo, valoran más los sentimientos positivos y enriquecedores a través de experiencias, buscan más amor y el acercamiento a la espiritualidad.

La sociedad ve este tipo de almas como interesantes, originales, sobresalientes (incluso cuando esta alma no busca reconocimiento) Por lo general son educados, y con un alto interés en ayudar a la sociedad. Valoran a los animales, a la naturaleza y tratan en todo lo posible de cuidar de ella, la sensación de conexión con la espiritualidad empieza a florecer.

Alma vieja: El alma en esta edad ya ha acumulado a lo largo de cada encarnación una gran cantidad de experiencia y sabiduría. En este punto, el alma vibra en una frecuencia vibratoria alta y una conexión mucho más profunda con el universo y planos elevados.

También adquiere una comprensión muy amplia para quienes le rodean, con respecto a las actitudes puede parecerle “raro” a la sociedad. Cuando toca la adolescencia puede tener varios conflictos con las reglas y la injusticia, en la edad adulta llegan a tener problemas para encajar en el sistema. Pueden ser considerados excéntricos, raros, o locos.

Son pacíficos, y preferirían una vida lejana a las grandes ciudades. Estas almas aprenden a escuchar su voz interior y buscan actuar en base a ello, son buenos guías espirituales, sienten placer al ayudar a otros a iniciar en el despertar de la conciencia.

Alma trascendental: En esta edad, el alma logra trascender a la realidad antimateria del planeta, pero regresan para ser mensajeros de luz, y en ocasiones para trabajar algún karma que no han podido superar en el plano terrenal. Se caracterizan por ser seres llenos de amor, luz, conocimiento, entendimiento. Han despertado de la fantasía que el sistema o la matrix nos ofrece.

Estas almas tienen como misión ayudar a otros a despertar del sueño en que nos vemos envueltos, ya que saben sobre las trampas y la manera en cómo opera El Sistema.

Alma Infinita: Digamos que el viaje o el proceso ha culminado, el alma en esta edad o estrato se encuentra perfectamente preparada para fundirse por completo con la realidad antimateria del planeta, en este punto estas almas son fuente de amor, compasión por la humanidad, entendimiento… Un alma infinita posee un gran y maravilloso conocimiento no sólo planetario sino también en un aspecto cósmico.

Esta alma en particular posee una frecuencia vibracional bastante elevada y puede salir o entrar del plano físico. Se manifiestan como grandes figuras de devoción o también llamados “maestros ascendidos” o “maestros de luz”, y buscan recordarnos siempre la importancia del amor, la unión, la compasión… En fin, buscan dejar grandes mensajes de enseñanza en la humanidad.

Ahora bien, sabiendo esto, ¿con cual edad te identificaste? ¿qué tipo de alma crees que eres?

Independientemente de cual sea tu edad de alma, todas son igual de importantes y valiosas, y todas tienen el mismo rumbo evolutivo. Esto va más allá de cualquier creencia religiosa, simplemente la evolución espiritual se va dando en cada etapa o encarnación de nuestra alma, sin importar qué.

«Puede que te interese descubrir el número de tu alma«

 Vida después de la muerte

En el momento en que ha llegado el fin de nuestro proceso en el plano terrenal, nuestra alma sale del cuerpo y pasa al plano astral, el plano astral se dice es el mismo planeta tierra pero en otra dimensión. Existen diferentes planos de conciencia y no todos al morir vamos al mismo lugar del plano astral, cada uno va a lugares diferentes.

Hay quienes se quedan “atrapados” en este plano terrenal, pues no saben atravesar al mundo astral, para evitar esto o ayudar a que esa alma trascienda correctamente se estila o se recomienda realizar meditaciones, oraciones, rezos, encender velas o invocaciones a seres de luz que puedan ayudarle a “cruzar” como por ejemplo San Miguel Arcángel.

¿Qué siente el alma al morir?

que-pasa-con-el-alma-al-morir

Pueden suceder estos escenarios:

Si la persona no fallece por algún tipo de accidente o muerte repentina, el alma puede hacerse consciente de que ha terminado su momento y adaptarse al plano astral. La muerte no suele ser dolorosa, porque ya antes de que llegase el momento realizó su proceso de entendimiento y desprendimiento.

Puede que llegue a experimentar esos momentos de lucidez tipo películas donde obtiene recuerdos y demás información que recolectó en el transcurso de su vida.

En cambio, si la persona fallece de forma repentina, dolorosa como por ejemplo en un accidente… las cosas cambian un poquito más, pues, el alma no estaba preparada para este momento y puede experimentar una gran confusión y negación ante este hecho.

Esta alma puede resultarle mucho más difícil adaptarse al mundo astral, e inclusive pueden quedarse vagando en el plano terrenal, sea que busquen ayuda para trascender, o penando porque no pudieron aceptar que ya no pertenecen a la tierra de forma física.

También puede suceder que el alma NO se da cuenta de que ha fallecido y sigue realizando sus actividades mientras atraviesan ese lapso de comprensión, luego de esto, en lo que se percatan inicia la fase de la confusión o de la negación.

Cuando sucede que el alma aún no comprende lo sucedido, por lo general llegan familiares antes fallecidos a cruzar al plano terrenal pues deben ayudar a esa alma a entender dónde está, qué pasó y lo ayuda a trascender.

El alma según las culturas espirituales

Cada corriente religiosa y filosófica otorgó a la humanidad un concepto diferente para lo que refiere cada elemento del ser, de la vida, de la fe, puesto que obviamente cada una tienen estructuras de creencia, visión, origen y formaciones diferentes. Veamos a continuación los siguientes conceptos:

El alma en el cristianismo

El alma en este caso es una energía que posee cada ser dentro de sí, y que llegado el momento en que Dios decide que ha llegado la hora, esta alma trasciende y regresa con él, o es castigada y enviada al Infierno a pagar por sus pecados.

El alma según el budismo

En el budismo, se dice que no es aceptado el concepto del alma, ya que en esta corriente filosófica el individuo es una mezcla de fenómenos fugaces, de combinaciones momentáneas e impermanentes, un conjunto de procesos corporales, sensoriales, emocionales y mentales, y que fuera de ella “no hay nada” esto se debe a que no creen en la reencarnación, sino en el renacimiento.

Acá te dejamos unas palabras de Buda respecto a este tema:

“Todos los fenómenos condicionados son impermanentes, cuando uno comprende esto con sabiduría, entonces uno se hastía de tal insatisfactoriedad. Este es el sendero de la purificación”

DHAMMAPADA 20:277

En resumen, el alma en el budismo es el resultado de la autoconciencia en conjunto con la sabiduría de un ser.

El alma en el hinduismo

En la India, también es llamado “atman” lo que significa “soplo de vida” “respiro” “aliento, corazón y mente”

En esta corriente hinduista el alma es tanto el alma del individuo, llamado “energía que da vida al cuerpo” como también el alma suprema. El término atman hace referencia al “Yo”  verdadero de un individuo. El término atman se utilizó por primera vez en las literaturas de origen hindú.

Alma y Antiguo Egipto

Para hablar del alma en este caso, se debe tener en cuenta que su concepto es diferente en lo que respecta a corrientes religiosas como el cristianismo. Aunque pueda parecer igual su definición, en el Antiguo Egipto tenían otras visiones acerca de ello, como por ejemplo que el alma tenía elementos cada uno completamente diferentes: El Ba, El Ka, El Shut y el Ren.

El Ba: Cabe destacar que El Ba no era igual en las personas comunes que en el faraón o un Dios. Un egiptólogo de origen alemán decidió definir El Ba de la siguiente manera: “Es la encarnación de los poderes físicos y psíquicos”

el-baLos egipcios representaban El Ba con el dibujo o figura de un ave con cabeza de humano, y este solo se creaba o se manifestaba luego del fallecimiento de un individuo y en también los rituales que se requería la momificación de la persona.

El Ka: Se crea o manifiesta ya con el nacimiento del individuo, se le da como representación al Dios Nun creando con arcilla el Ka o los Ka de las personas. Debemos destacar que los faraones (según los estudiosos egiptólogos) poseían una elevación espiritual mayor a los seres corrientes y que estos podían tener más de un Ka.

el-ka

También eran representadas en estatuillas pintadas en negro en madera y tenían algunos adornos en dorado, estos se colocaban en la tumba de Tutankamon (por ejemplo) no representando al difunto en si, sino al Ka del difunto que debe trascender al más allá. Por lo tanto los egiptólogos definen al Ka como la energía vital que dan vida y poder al cuerpo físico y energético.

En la literatura traducida al español respecto al tema, se puede encontrarla definición del Ka como el doble etéreo, podría tener sentido puesto que el Ka aunque no está en tu cuerpo pero forma parte de ti.

El Shut: También traducido como Sombra, era un elemento que debía ser protegido puesto que corría muchos riesgos en el plano espiritual por estar más expuestos. La sombra tenía una gran importancia porque va de la mano con la personalidad de la persona.

el-shut

El Ren: Este elemento álmico para los egipcios se traducía como Nombre, el nombre para esta cultura era algo  que también formaba parte importante de la personalidad del ser y tenía que quedar en la eternidad. Por ello procuraban dejar sus nombres en cada lugar bien escrito, pues un inscrito era considerado una plasmación mágica para hacer real algo que se encuentra en un estado etéreo.

el-ren

Recomendaciones para sanar el alma

– OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS CON EL ALMA: –

Potencia al sanador que llevas dentro. Parte II

arqueotipo sanador

En el post anterior de esta serie descubrimos el arquetipo del guerrero, ese poder que llevamos dentro que nos permite la autoexpresión, la fuerza y el coraje de perseguir nuestras…

  • 384
    Shares

El Alma atrae aquello que secretamente alberga

El Alma atrae aquello que secretamente alberga 3

El alma atrae aquello que secretamente alberga; aquello que ama, y también aquello que teme; alcanza la cúspide de sus más preciadas aspiraciones, cae al nivel de sus más impuros…

  • 2.5K
    Shares

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here